Cosas Simples

… porque para Cosas Complicadas, ya tenemos la vida ¿no?

Cosas Simples header image 2

¿Se puede cultivar el Amor por la Lectura en los niños?

27/02/2011 · 20 Comments · Calidad de vida

Lectura y el placer de ejerecerla...

Ayer estaba intercambiando opiniones en 140 caracteres con el Sr. Ariel Torres,  columnista y editor de la sección Tecnología del diario LA NACION. Departíamos acerca de lo lindo de leer el diario en papel y sobre cómo de a poco se va perdiendo el hábito de la lectura en los jóvenes.

Uno de mis primeros recuerdos de la niñez, es la imagen vívida de mi querida madre leyéndome sentada junto a mi cama. Ella reservaba un ratito todas las noches para dedicarlo conmigo a la lectura. Recuerdo cómo esperaba ansioso ese momento.

También recuerdo el primer libro que me regaló: Azabache, de Anna Sewell. Por supuesto, todavía lo conservo. Contaba las aventuras y desventuras en la vida de un caballo. Literalmente lo gasté. Todas las noches lo leía hasta quedarme dormido.

Claro, mi madre era una asidua lectora. Mi hermano también. A veces eran las 2 o 3 de la madrugada y yo veía que estaba la luz prendida en la habitación de mi hermano, iba y tenía el libro en la cara… las hojas se movían por la respiración :)     Instantáneas Polaroid de mi vida…

En casa existía el hábito de la lectura.  Yo veía a mi familia leer.

Del dicho al hecho… Lo que dicen los expertos

En Polonia, existe una campaña anual llamada: “Toda Polonia lee a los niños”  Uno de los organizadores dijo:

“La costumbre de leer y el amor a los libros deben cultivarse desde la niñez”

“Si quieren que sus hijos sean inteligentes y tengan éxito en la escuela y en la vida, léanles en voz alta durante veinte minutos diarios”

“Leámosle al bebé mientras lo tenemos en brazos, mirándolo con amor y despertando su interés con nuestro tono de voz. Así, este vinculará la lectura con una sensación de seguridad, placer e intimidad. Además, estimularemos su crecimiento intelectual”

Señor polaco, tiene usted toda la razón. Me pongo de pie y lo aplaudo. Yo no soy modelo de nada, pero en casa mi mamá hizo eso conmigo y todavía sigo teniendo un libro en mi mesita de luz. Y si no lo tengo, lo extraño.

Mirá lo que opina José Antonio Marina, filósofo y ensayista, quien ha estudiado con detenimiento este tema: “Los planes educativos deberían hacer menos hincapié en los clásicos y dar más preferencia, al principio, a la ‘literatura del ocio’ ‘Los clásicos son indiscutibles, pero son obras difíciles, escritas muchas veces en un lenguaje complicado, y plantean problemas que resultan lejanos. En cambio, la literatura de ocio puede ser muy valiosa como introducción al mundo del libro’ “. ¿Más claro? Echale agua ;)

Podés encontrar más información en este interesantísimo artículo llamado: “Forzar a los jóvenes a leer clásicos es un error para promover la lectura”

Nene andá a leer, largá la tele!

¿Sirve para algo?

Leer en voz alta enseña al niño a pensar, “les ayuda a entender a los demás, al mundo y a sí mismos, despierta el interés, potencia la imaginación, estimula el desarrollo emocional, cultiva la sensibilidad y la empatía, enseña valores morales, fomenta la autoestima”. Sin lugar a dudas, es “el antídoto contra muchas influencias indeseables que amenazan las mentes y los corazones infantiles”. ¿Qué más puede desear un padre para sus hijos?

La otra realidad…

La tele SIGUE SIENDO el entretenimiento de los chicos cuando tienen tiempo libre.

Un estudio realizado por la Fundación Jaume Bofill en España concluye que existe una relación directa entre el acceso a determinados recursos, la práctica de determinadas actividades y el tiempo dedicado a éstas, y el estatus socio-económico, educativo y ocupacional de las familias.

Así, el porcentaje de niños que realizan actividades fuera del ámbito escolar, leen, se conectan a Internet y participan en asociaciones juveniles es significativamente superior cuando la familia tiene un estatus económico y social más elevado. Cuanto más bajo es el estatus social de estos niños, mayor es el tiempo que dedican a mirar la tele. Lo mismo sucede con las consolas de videojuegos.

Los pequeños de las familias de clase socio-económica más humilde invierten casi el doble de horas frente al televisor que los que pertenecen a las clases acomodadas.

Claro, no todos los padres pueden pagar actividades para sus hijos como natación, fútbol, danza, inglés, computación, colonia de vacaciones y patín. Los tiempos han cambiado y ahora es más común que ambos padres trabajen todo el día, sea por un tema de realización personal o para poder mantener a la familia.

Ya no hay tiempo para atender las necesidades de los niños, mucho menos si la familia es numerosa. Corremos para acá y para allá y la mejor manera de que no estorben nuestra carrera es ponerlos frente a la tele.

Ese es el grave error de los padres. Te lo repito: En vez de conseguirles un libro, los sentamos frente a la tele. Volvemos a lo mismo, sea por falta de tiempo o plata, cuando el nene está ocioso, la mejor forma de “sacárselo de encima” es poniéndole la tele en la pieza.

Siendo sinceros con nosotros mismos, no podemos echarle la culpa a la tele, a Internet, a los maestros. ¿Cuanto sale un libro? Creéme, es muy poca la inversión comparada con el resultado obtenido. Enseñarle a tu hijo a amar la lectura es el mejor negocio, la mejor inversión que podés hacer para su futuro.

No hay dudas, la responsabilidad es de los padres. Más allá de proveer lo necesario en sentido material y económico, los padres DEBEN proveer lo necesario para que el niño pueda desarrollar su intelecto y no sustituir eso con la tele, la playstation o la compu.

Leamos antes de dormir

Leyendo antes de dormir. Una buena costumbre.

¿Y cómo hago…? Cosas Simples te ayuda.

En primer lugar, predicá con el ejemplo. Lo primero que podés hacer es pasarte por la librería o buscar en tu casa un librito acorde a la edad de tu hijito y sentarte diez minutos a leer con él. Es una experiencia que nunca va a olvidar… Y vos tampoco.

Los niños son exploradores por naturaleza… Fijate lo que le gusta. Un buen padre, es un padre observador. ¿Le gusta mirar a los bichitos del jardín? ¿Le gusta averiguar cómo funcionan las cosas? ¿Le gustan las plantas? Seguro en la librería vas a encontrar un libro que trate sobre el tema que a tu hijo le gusta. Una lectura sobre la naturaleza, sobre los animales, sobre literatura… Los niños son tan capaces como nosotros de comprender la realidad por medio de la lectura, pero debemos enseñarles a amar el conocimiento más que la comodidad.

El ambiente debe ser adecuado. Un entorno tranquilo predispone bien. La experiencia de la lectura debe ser grata.

Que NO hacer

Joan Carles Girbés, escribió un decálogo que voy a reproducir textualmente sobre los “NO” a la hora de leer.

Diez consejos infalibles para que los niños ODIEN los libros (para padres y maestros):

1. Cuando empiecen a leer en voz alta, interrúmpelos constantemente para marcarles sus errores.
A ti también se te quitarían las ganas de seguir leyendo.

2. Oblígales a leer.
Nada más eficiente que una simple palabra, “lee”, para conseguir el efecto contrario.

3. Menosprecia sus gustos y no respetes su criterio.
¿Qué es mejor, que lean lo que les gusta o que no lean?

4. Imponles lecturas.
Esa novela que tanto te gustó a su edad no tiene por qué ser de su agrado.

5. Pídeles que te hagan un resumen.
No dejes que asocien los libros con los deberes.

6. Controla todo lo que leen.
Interesarse no significa examinarlos e interrogarlos.

7. Recuérdales los beneficios de leer.
“Los niños que leen sacan mejores notas, como tu amigo”… y el niño perdió las ganas de leer y le tomó odio a su amigo.

8. Relaciona los libros sólo con los deberes.
Un libro no ha de ser sólo un instrumento para aprender cosas.

9. Castígalos sin tele por no leer.
Convirtamos la tele en nuestro aliado: ¿cuántas películas infantiles se basan en libros?

10. Exígeles lecturas inadecuadas.
No por ser bueno y correcto es adecuado a su edad o estado madurativo

Concusión

Está en tus manos ofrecerle a tu hijo  un futuro mejor. Es tu responsabilidad.

El libro es un instrumento fabuloso para una permanente formación intelectual, moral, afectiva y ética del niño. Lo enriquece, despierta su imaginación, estimula sus capacidades lingüísticas, acentúa el gusto por pasar tiempo solo (Si un niño logra abstraerse del mundo que lo rodea con un libro en la mano, es porque está navegando a miles de kilómetros de aquí y el libro lo ha ayudado a transcender el espacio y el tiempo) y mejora notablemente su capacidad de comunicarse.

Si deseás lo mejor para tu hijo, no pierdas el tiempo. Tomalo de la manito y emprendan juntos el viaje en pos de una de las mejores experiencias de sus vidas. ¡Vayan juntos a la librería!


Este post está dedicado a mi mamá, Ana María, que hace 23 años que está descansando. Espero pronto volverte a ver. Miss you.
Las fotos fueron tomadas de: http://www.flickr.com/photos/lisamello/ y http://www.flickr.com/photos/adwriter/

Tags: ···

Compartir:

 

votar

20 comentarios hasta ahora ↓

  • 1 Caresth // feb 27, 2011 at 21:25

    Hubo una campaña de comunicación en España que decía ” Si tú lees, ellos leen”. Se veía a una niña imitando al padre en todo, y también en el leer. Me pareció muy acertada. Retomé el hábito de leer (libros, porque en internet te pasas el día leyendo) y mis hijas me han seguido. ¿Costo? Cero. La biblioteca está a 5 minutos y no cuesta nada sacar un libro.

  • 2 Matías F. // feb 28, 2011 at 0:24

    ¡Buen post! Mi primer libro también fue Azabache.

  • 3 asur // feb 28, 2011 at 0:26

    Estimado/a Caresth: Gracias por tu comentario. Lo que has hecho es muestra de que nunca es demasiado tarde, cuando de hacer el bien a tus hijas se trata. Cuando tus hijas crezcan tendrán hermosos recuerdos de los momentos que han pasado juntos yendo a la biblioteca, buscando un libro y leyendo. ¿Que puede ser más gratificante que ser recordado con amor por un hijo? Muchas gracias por tu comentario y te espero por aquí nuevamente.

  • 4 Mariana Cánepa // feb 28, 2011 at 0:52

    De los10 consejos para Odiar la lectura el 1 y otros más, son lo que hicieron mis maestras de primaria, hoy, 25 años de egresada, de 5 año, siguen haciendo lo mismo y en casa … Los padres somos lo MAS DIFICIL que les tocó a nuestros hijos, claudicar con el ejemplo, todo un tema… #MeaCulpa
    besos y Muy bueno!

  • 5 Romina Gonzalez // feb 28, 2011 at 11:25

    Es un placer leer tus artículos, y coincido plenamente en todo lo que escribiste.
    Olvidamos que para ser padres nunca hay que dejar de ser hijos!!!
    Ni mucho menos olvidar las cosas buenas que nos han enseñados nuestros padres.
    Un niño con un libro es un niño con alas, con libertad, con creatividad estimulada. Un adulto con un libro vuelve a ser niño.
    Es una verdadera pena que se les niegue tanto al negarles un libro.
    Gracias por tu nota!!!

  • 6 TERESA FUSTER // feb 28, 2011 at 11:31

    No puedo encontrar otras palabras para esta nota que amor – vida, pues asi del mismo amor salen las palabras mas bellas que se puedan escribir para que una persona o el mundo las lea y asi difundirlas mas aun. La vida misma hace que todas y cada uno de los hechos , cada descubrimientoo esperiencia se transmita por medio de este mecanismo escritura y lectura aun la misma ficcion que encriquece la imaginacion de los niños y de los adultos tambie .Pues desde la misma creacion , la dar vida, el ser humano le enseña desde el vientre el amor por la lectura en mi era el tesoro mas oculto entre mis hijos no natos y yo. Era el momento mismo de nuestro pacto de amor que aun en silencio daban sus primeros pasos inmersos en este mundo maravilloso de la lectura.
    Hoy puedo decir que mis hijos estan en su propia busqueda en la lectura y comparto cada vivencia buena y mala para ellos porque el leer un buen libro debe ser un aprendizaje propio.

  • 7 ¿Se puede cultivar el Amor por la Lectura en los niños? // feb 28, 2011 at 13:11

    [...] ¿Se puede cultivar el Amor por la Lectura en los niños? http://www.cosas-simples.com.ar/¿se-puede-cultivar-el-amor-por-l…  por a5ur hace 3 segundos [...]

  • 8 Lorena // feb 28, 2011 at 14:16

    Que grato es encontrarse con artículos como este. Siempre me pareció que en el colegio de mis hijos, les mandaron tan pocos libros para leer.
    De chica me gustó hacerlo, quizás porque a mi padre le gustaba mucho y era sagrado comenzar el día con la lectura del diario, cosa que adopté. Durante la época de colegio me tocó leer bastante, algunos libros los amé como toda la saga de Papelucho de Marcela Paz, Niebla de Unamuno, Los Jefes, El Tunel, Mujercitas, etc, como también odié algunos clásicos que me resultaron odiosos como El Quijote (versión completa), que de grande volví a leer y mi parecer cambió. Tampoco comprendí cuando leí en el colegio El Cid Campeador y no me gustaba leer libros que fuesen obras de teatro como Romeo y Julieta, o El Burgués Gentil Hombre…libros que ya hoy ni los leen en los colegios. Todos los releí de grande ya con otra visión.
    Pasado los años y ya con hijos, afortunadamente siempre tuvieron el hábito. Quizás influyó el vernos a nosotros leer siempre, o compartir con ellos la lectura nocturna antes de dormir con cuentos clásicos que les hacían movilizar su imaginación. Más los pocos que le daban en el colegio, fueron sumando. En épocas de vacaciones, visitabamos librerías de 2ª mano (y hasta hoy) para llevar muchas cosas distintas para leer de acuerdo a sus edades, así se mantenían ocupados un rato, entre juegos y tv. Ya más grandes han ido leyéndo según sus propios gustos.
    Mientras a uno le fascina leer todo a cerca de la historia, ya sean novelas, biografías, etc. El otro, arrancó por la parte que nunca logré comprender muy bien, la filosofía. Cosas más ocultas, libros llenos de misterios y secretos. Yo, aún sigo leyendo cada vez que tengo tiempo. Creo que es tan sano hacerlo, te aporta tantas cosas, desde vocabulario, ortografía, te hace crecer la imaginación y la creatividad, aprendes tantas cosas nuevas.
    Ojalá que muchos lean tu artículo, sería un buen punto de partida para por lo menos pensar en tomar un libro.
    Saludos.

  • 9 Daniel // feb 28, 2011 at 14:19

    Hermoso.
    Avanzá sobre esto, tal vez con algún decálogo propio, me encanta tu construccion.

    Gracias

  • 10 Francisco Corrêa // feb 28, 2011 at 14:59

    Soy de Brasil y supe de esta materia por medio de @arieltorres. Me gustó mucho, especialmente porque podrá ayudarme en mis clases.

  • 11 Cynthia // mar 4, 2011 at 12:46

    Me encantó tu post y llegué a él gracias a Ariel Torres que lo recomendó en Twitter.
    En casa nos gusta leer, y leemos bastante: desde el diario, libros infantiles, novelas, libros especializados, revistas y cuanto material de lectura nos llegue.
    Pero por el contrario de lo que les sucedió a muchos, durante mi niñez no leí casi nada. Fue en mi adolescencia que por casualidad me llegó el libro El pájaro canta hasta morir. Me embargué en la aventura de leer mi primer libro con un montón de páginas, y me fasciné. Desde entonces me encanta leer.
    Por suerte a mis hijos también les encanta. Nos gusta ir a las librerías, buscar libros, sentarnos a hojearlos y elegir uno para cada uno.
    Mi hija de 9 lee vorazmente y nos pone muy felices. Es muy raro encontrar chicos de su edad que se interesen por la lectura.
    Por suerte en el colegio al que van mis hijos estimulan mucho los hábitos de lectura en los chicos: tiene una biblioteca de inglés y otra de castellano que visitan una vez por semana y pueden retirar libros. Más allá que en cada aula los chicos tienen una biblioteca armada con libros que ellos mismos llevan (sugeridos según la edad). Y tienen que leer algunos y hacer algún trabajo con leído.
    Muchas gracias y esperemos que el amor por la lectura en los niños se propague más.

  • 12 marina // mar 4, 2011 at 13:01

    que post popular! :D

    mis hermanas mayores me enseñaron a leer. posta. no fue el colegio.
    soy la menor de 4, y ellas me llevan muchos años. casi como experimento me daban y mostraban como leer. la segunda de ellas me recortaba mayusculas de los grandes titulares del diario, y las ensobraba por separado, asi yo aprendia cual era cada letra, que luego pegaba en un cuaderno por mi cuenta.
    cuando ibamos en el auto, yo leia los carteles en voz alta (era una pesada! lo hacia todo el tiempo) y ellos me corregian si me equivocaba (nunca de mala gana).
    de mas grande, y siempre por ver a mis viejos leer por largas horas de su fin de semana, pedi que me compraran libros. Maria Elena Walsh, Elsa Bornemann, y otros clasicos argentinos para niños y jovenes. la biblioteca de mi casa era grande y variada, desde El libro Gordo de Petete hasta enciclopedias Larousse teniamos.
    nunca tuve que pedir libros prestados para el colegio, en casa siempre habia.
    despues vinieron revistas: Humi y Billiken eran de cabecera. Historietas y revistas de crucigrama tambien.
    asi fue como mis maestras y profesoras siempre se asombraron tanto de mi lectura como de mi capacidad de redaccion (una vez fui premiada y tuve que leer mi redaccion en un acto escolar, frente a un salon de actos repleto).
    hoy en dia puedo ver que las materias mas sencillas de la facultad fueron aquellas que involucraban mucha lectura y comprension de texto (odio las matematicas! pero eso lo dejamos para otro post).

    no solo se puede, se debe cultivar el amor por la lectura. pero eso: el amor. y no la obligacion.

  • 13 Cbarnes // mar 4, 2011 at 14:58

    Me encantó!
    Yo también trato de inculcarle a mi pequeña (5) el sano hábito de la lectura… el ‘cueto papá’ se convirtió en un clásico de todas las noches antes de dormirse (o para que se duerma:) desde que tenía 3.
    Este verano comencé a comprarle (comprarnos, porque yo también disfruto releyendo aquellos títulos que leí por primera vez en la biblioteca de mi pueblo) la Re-edición de los clásicos Robin Hood que está sacando un conocido matutino…

    Y leer tu post me dió unas ganas enormes de comprar un sillón hamaca de esos con respaldo alto (como el que tienen aún mis padres) para ambientar un espacio de lectura en casa… :)

    Una corrección final, en el párrafo que cita a José Antonio Marina, segundo renglón está repetido ‘este tema’!

  • 14 Links de lunes | ..::DALGREV::.. // mar 7, 2011 at 16:58

    [...] ¿Se puede cultivar el amor por la lectura en los niños? [...]

  • 15 Nick // mar 7, 2011 at 17:56

    Excelente nota, me hizo acordar a lo que me pasó de choco, ma viejos siempre leyeron y me leían cosas y le tomé el gusto. En cambio mi viejo y su nueva pareja cumplen con mis hermanas todos los puntos del decálogo y, obviamente, no logran que lean nada.

    También noto una desidia de su parte, gastan 200 de cable sin quejarse pero no compran un libro si vale mas de 30… Por algo será que las chicas no leen.

  • 16 asur // mar 8, 2011 at 22:47

    Mariana, Romi, Teresa, lore, Daniel, Francisco, Cynthia, Marina, Cbarnes, Nick y Dalgrev: Muchas gracias a todos por sus comentarios y el aporte que hacen para enriquecer el post. Los espero nuevamente pronto!! =)

  • 17 MarinaPC // mar 31, 2011 at 7:54

    Que lindo artículo =)
    Estoy 100% de acuerdo. En mi casa, leer es una costumbre que tenemos todos y que forma parte de la familia. Todos tenemos nuestra biblioteca y los libros pasan de una a otra todo el tiempo; leer es algo que está en mi vida desde que nací y honestamente, lo agradezco muchísimo: el mundo de la lectura me transportó a miles de mundos, me ayudó a pensar y reflexionar, me enseñó a escribir mejor, me llenó en miles de aspectos…. pero lamentablemente muchas veces, como mostrabas en el decálogo, las formas de inculcar la lectura pueden ser terribles… a modo de ejemplo: en mi primaria, todos los años leíamos por lo menos un libro: trabajábamos con él y nos acompañaba durante todo el año; fantástico. Pero en 7mo grado me encontré con una maestra que… bueno, reflejaba la decadencia que sufría el colegio en ese momento. Yo siempre leí rápido… si tengo el tiempo (y me gusta hacérmelo) no tardo mas de 1 o 2 días en leer un libro de tamaño “normal”… y a los 12 años no era la excepción. Resulta que esta maestra nos hacía leer “de tarea” una parte del libro…. y me retó cuando se enteró que yo ya iba mucho mas adelantada en la lectura… y me quizo “prohibir” que siguiera adelante… (por supuesto cuando fui angustiada a contarle a mi mamá se rió de lo ridículo del asunto y me dijo que siguiera leyendo todo lo que quisiera). Una persona así, que está fomentando? que tipo de enseñanza quería dejar? yo ya estaba bien introducida en el mundo de la lectura, pero a un chico que no, que le está diciendo? Es una pena, pero existe mucha gente así…
    Si tengo que imaginarme el porqué, pienso en que se relaciona con que leer es tener poder… mejor capacidad intelectual, mejor poder de decisión frente a la vida… y creo que en muchos lados eso se considera peligroso y por lo tanto, se desalienta… es mejor que consumanos la tele que ya viene “digerida” (que de cualquier manera me gusta, pero me parece que nada tiene que hacer frente a un libro… nunca le podrá ganar). Y bueno, me imagino que este tipo de actitud está muy arraigada en muchos y que la lectura “descontrolada” se ve como peligrosa..
    Bueno, me escribí un post jajajaja
    En resumen, 100% de acuerdo!!

  • 18 MarinaPC // mar 31, 2011 at 7:57

    Bueno, no era taan largo el comentario después de todo… es la hora y escribir desde la netbook que hace que todo sea mas complicado y me parezca eterno =P

  • 19 CLARIZA // ago 1, 2011 at 9:28

    bueno , quiero decir que a mi también me gusto el post , y que me ayudo a entender lo importante de la lectura y que yo también tomare en cuenta,yo lo lei por eso al post ,todo lo que dijiste le pasa a mi hermanito de 8 años y a mi también me paso en su momento , tal vez por eso me cuesta leer y concentrarme.
    gracias ,me ayudaste :)

  • 20 sara // sep 23, 2012 at 13:54

    hola meyamo sara yo tengo mivia es una muger se llama dariianni es beya

Si llegaste hasta acá, apreciaré mucho que dejes tu comentario